Viernes, 06 de marzo de 2009



Que difícil que no me temblara el pulso para sacar la foto... Es que quedé enamorada de este chal, de ese estilo rústico, que parece transportarme a una época en la que ni existía, pero que me hubiese gustado vivir... Es sentir lo natural en las yemas de los dedos, sentir esa aspereza dulce que sólo el lino puro tiene, que huele a vidas pasadas, a manos modernas... Espero que nunca, nunca, por mucho que avance la sociedad, se pierda esta artesanía tradicional, arraigada...

Tags: artesanía, telar, bolillos

Publicado por madeixasartesania @ 10:02  | marzo2009
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios