Jueves, 29 de enero de 2009
Bol




Esta mañana una señora mayor ha pasado por mi tienda a saludarme, iba a comprar fruta. Es un encanto de mujer y buena clienta además. Cuando salía con su carrito vio un tapete de bordado noruego que hice hace unos meses y le encantó. Me pidió que se lo envolviera para recogerlo al terminar sus compras, pagó y se fue. Se lo envolví entre papel de seda, como siempre, pero le metí un pequeño obsequio, un cariño mío. Algo tan simple como una bolsita bordada para llevar en el bolso los clinex, con una nota que ponía UN ABRAZO. La mujer al terminar vino por la bolsa, se despidió dándome las gracias y sin saber lo que llevaba. Al cabo de una hora más o menos, me llama por teléfono preguntando que le había mandado, a lo que tranquilanete contesté que un abrazo... pero que como los abrazos son muy escurridizos había tenido que sujetarlo a algo para que se dejara envolver... Ambas nos reimos del gesto y de la ocurrencia. ¿Por qué lo hice? Porque me apeteció, porque se lo merece, porque arrancar una sonrisa es más gratificante de lo que nadie piensa... Y porque ella no estaba, de lo contrario no me habría dejado... El dinero es necesario, pero también se necesita sentirse estimado, sentirse importante y muchas otras cosas que el dinero no nos da. Por eso procuro cada día, aunque esté muy cansadita, regalar y sembrar sonrisas por donde voy... Es otra forma de dar abrazos...


Tags: mariposas, bordado creativo, ganchillo

Publicado por madeixasartesania @ 0:16  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios