Mi?rcoles, 28 de enero de 2009







Con lo sencillo que es y ha parecido la obra del Escorial... Madre mía, pensé que nunca lo acabaría... Compré la lana hace un año, exactamente, con la mala suerte de que tuve que cerrar el local por rehabilitación urbanística y así quedó, metidita en una bolsa aguardando un futuro mejor... Todo llega, no hay que desesperarse. La verdad es que quedó bonito todo realizado a mano, con punto tubular. Lo he adornado con unos pompones que le dan un toque de simpatía.


Tags: tricot, lana matizada, pompones, diseño, artesania

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios